El pescado debe tener un olor fresco y suave; no debe tener olor malo, agrio ni parecido al amoniaco.